PROMEDEHUM

4 años haciendo posibles los retos.

En 2016 y con la intención de defender la libertad de reunión y asociación pacificas nació PROMEDEHUM en el estado Mérida. Su plan inicial era desarrollar esa labor a través del apoyo a grupos,  organizaciones y personas brindando herramientas para promover la defensa de los DDHH. Un objetivo que tiene dificultades, en un país con tan alto nivel de confusión;  y para el que hizo falta convertirse en una asociación civil, sin fines de lucro, plural y autónoma.

Han transcurrido 4 años. Posiblemente los años en que la crisis venezolana ha traspasado toda expectativa, profundizándose en lo que ahora se conoce como Emergencia humanitaria compleja y eso ha hecho que PROMEDEHUM expanda sus horizontes; haciéndolo  con responsabilidad, movidos por la certeza de que hay que hacerlo: un grupo de organizaciones que realizan acciones humanitarias a diferentes escalas, gozan hoy de su apoyo coordinativo.

Son organizaciones que fortalecen la seguridad y el acceso a herramientas comunicacionales, así como procesos de formación y acompañamiento en distintas índoles para generar un trabajo concatenado y sinérgico entre las distintas asociaciones. Para ellas, PROMEDEHUM se ha convertido en el medio que permite su trabajo en la región, apoyándoles en la organización de  distintas actividades de formación y difusión,  a la par de los tiempos actuales,  para promover la instrucción de la sociedad civil en materia de DDHH a través de la comunicación, las artes y la cultura incidiendo tanto en la población urbana como en la rural. Son 4 años de un trabajo sostenido que ha llegado a un punto de inflexión especialmente significativo; el plan es tener mayor impacto en la región fortaleciendo una red de trabajo con el apoyo de distintos agentes nacionales e internacionales y organizaciones aliadas,  para unir su voz a aquellas que en el mundo creen en la posibilidad de una vida mejor,  en la que los Derechos Humanos sean una realidad por la que no hay que poner la vida en riesgo.